¿Puede Un Sitio Web Enfocado En La Venta De Un Único Producto Tener Éxito?

Mi respuesta es sí, pero hay peros. El pero es que si uno realmente quiere hacer dinero a través de internet, no basta con tener un solo producto. A lo largo del tiempo tienen que ir creando productos adicionales que ofrecerles dentro de la misma temática. No tiene ningún sentido crear un producto que llegue a un nicho de mercado y a los seis meses crear otro producto que llegue a otro nicho de mercado completamente diferente, y luego crear otro sitio web que llegue a otro nicho de mercado completamente diferente.

¿Se puede hacer? , sí se puede hacer. ¿Recomiendo que lo haga? No. Usted tiene más que escoger un producto y promocionar un producto, es escoger un nicho de mercado y satisfacer no solamente una sino varias necesidades de ese público objetivo, lo que le va a permitir apalancar los esfuerzos que ha hecho con anterioridad.

El ejemplo más claro es el mío. El primer producto que yo lancé, que hoy ya no está en el mercado, se llamaba “Mercadeo en Internet“. Si yo solamente hubiera vendido ese producto y no me hubiera enfocado en desarrollar nuevos productos, pues básicamente el límite de ganancias potenciales que yo podría tener, se limitarían a que estoy vendiendo un solo producto y estaría desaprovechando a esos clientes que ya me están comprando, esos clientes que ya les he generado, ya tienen una confianza y credibilidad hacia mí, gente que ya me conoce, gente que le gusta lo que yo hago y que tiene su confianza depositada en mí para venderle cosas directamente relacionadas.

En internet, quizás me lo hayan escuchado decir en otras oportunidades, el dinero realmente no se hace con la primera venta que yo logro hacerle a un cliente, sino con todas las compras subsiguientes que esa persona me va a hacer a mí. ¿Por qué? Porque es más fácil venderle algo a una persona que ya previamente me ha comprado algo a mí, que venderle algo a alguien completamente desconocido, que quizás sea la primera vez que escucha hablar de Álvaro Mendoza o de Mercadeo Global. De hecho, es uno de los errores más graves que cometen muchos de los emprendedores. Venden su producto, venden su servicio y no hacen productos u ofertas directamente relacionadas con el producto principal y no les hacen seguimiento a esos clientes que ya han depositado la confianza en mí para comprar un segundo o tercero o cuarto producto.

La analogía que me gusta dar es que en internet, nuestro objetivo como especialistas en marketing, independientemente del producto o servicio que estemos tratando de comercializar, es convertir a esos visitantes de primera vez a mi sitio web, que para ellos yo soy un completo desconocido, mi objetivo, antes, aun antes de que me compren, es convertir a ese desconocido en amigo.

¿Cómo hago para convertir a un desconocido en amigo? La mejor forma es, primero, no solamente proveyéndole de contenidos de alta calidad, sino logrando que esa gente se suscriba directamente a mi boletín electrónico por suscripción voluntaria para que yo pueda cimentar y hacer crecer esa relación. Eso es lo que me permite convertir a un desconocido en un amigo.

Una vez que yo he convertido a ese desconocido en un amigo, ese amigo lo voy a tratar de convertir en cliente. Y la única forma, o la mejor forma de convertir a un desconocido en amigo y de amigo a cliente, es dándole contenidos de alta calidad a través de los boletines electrónicos.

Entonces, fíjese cómo es el proceso, de desconocido en amigo, de amigo en cliente, y mucha gente para ahí, en la parte de cliente. Y todos sus esfuerzos comerciales están enfocados en conseguir nuevos clientes, conseguir nuevos clientes, conseguir nuevos clientes, pero no fidelizan a esos nuevos clientes que ya han sabido depositar la confianza y la credibilidad en uno o en su empresa para venderles otro producto.

De manera tal que el paso siguiente es, recapitulando, pasar de desconocidos a amigos, amigos a clientes, en clientes que me compren no solamente una sino varias veces durante la vida, y el último paso adicional es convertir a ese cliente que me compra una y otra vez todos mis productos, convertirlo en un evangelizador -si cabe a bien el término- de mis productos y mis servicios, que esas personas sean las que realmente me estén recomendando, me estén generando tráfico de forma automática y viral hacia mis diferentes sitios web.

En eso es lo único en que consiste el marketing. El marketing, resumiéndolo de otra forma diferente, es lograr construir y mantener relaciones de mutuo beneficio entre todas las partes involucradas. Y eso es lo que aun antes que intentar vender, ese tiene que ser mi objetivo. Construir relaciones para lograr que sus desconocidos se conviertan en amigos, amigos en clientes, clientes en clientes que me compren de por vida, y que se conviertan en evangelizadores de mis productos o servicios.

Ahora, esto no quiere decir, y no quiero que lo vaya a tomar como el caso de que: “Ah, yo no voy a lanzar mi sitio web, porque apenas tengo creado un producto. Tengo que tener creados tres, cuatro, cinco antes de empezar”. No. Eso sería otro tremendo error. Si usted ya ha escogido un nicho de mercado, ya tiene desarrollado el producto, empiece a promocionar y promocionar y promocionar ese producto, y el mismo público objetivo que ya le ha comprado es el mismo que le va a decir: “Yo creo que yo también le compraría un producto que estuviera relacionado con este tema”. O yo directamente haría una encuesta a los suscriptores o a los clientes diciéndoles cuál es su principal problema: “Cuál es la pregunta más importante que tiene usted sobre mi nicho del mercado”. Y a mí, esas respuestas me van a permitir ver dónde existe un vacío de información, y me va a permitir recolectar toda la información de marketing necesaria para crear nuevos productos y servicios para satisfacer las necesidades del nicho de mercado al que yo me estoy dirigiendo.

Entonces, para recapitular, dos recomendaciones. Si usted no han empezado un negocio por internet, o si ya lo tiene iniciado, trate de explotar al máximo ese nicho del mercado. No les ofrezca solamente un producto, ofrézcale varios productos, varios productos, que uno complemente al otro o que solucione un problema completamente diferente de ese segmento de mercado.

Y segundo, no cometa el error de dedicarse hoy a un nicho de mercado, mañana a otro, pasado mañana a otro, porque estarían dejando de lado el poder de apalancamiento con todo lo que han hecho. Si usted ya tienen una base de datos de suscriptores de 10.000 o 20.000 o 100.000 personas interesadas en una temática concreta de un nicho de mercado en concreto, explote al máximo ese nicho de mercado y no trate de armar o tratar de dominar otro nicho sin haber dominado el previo.

PD: Este artículo corresponde a la transcripción de apartes de un teleseminario del Club de Marketing de MercadeoGlobal.com Si usted aún no es socio de nuestro exclusivo club, infórmese desde AQUÍ.

Términos de Búsqueda:

  • como vender un producto unico
  • como vender un solo producto
  • web que solo vende un producto
  • web solo vende un producto
  • webs venta un solo producto

Alvaro Mendoza

Psicólogo con especialización en Marketing Management. Conferencista. Consultor. Autor de decenas de libros, cursos en audio y video, programas de coaching y conferencias relacionadas con el mundo del marketing y los negocios por Internet.

No comments yet.

Leave a Reply