Cómo Elegir Un Negocio

La estrategia para llevar adelante un negocio es que debes enamorarte de tu proyecto, ya que convivirán casi el día completo.

La clave para escoger un negocio que se adecue a tu personalidad es algo que puedas entender o aprender fácilmente, y lógicamente un buen negocio.

Muchos emprendedores comienzan analizando si un negocio es rentable, y ese no es el punto principal.

¿Cómo elegir un negocio?

Beatriz Paniego Béjar

Hola, bienvenidos a Telerevista La Guía. Yo soy Beatriz Paniego Béjar y hoy nos acompaña de nuevo Luis Eduardo Barón.

Hola, Luis Eduardo, ¿qué tal?

Luis Eduardo Barón

Hola, Beatriz, ¿cómo estás?

Beatriz Paniego Béjar

Muy bien, encantada de tenerte de nuevo aquí. Como recuerdan, ya les dijimos que Luis Eduardo es el editor de La Guía y el presidente de TV Net Media Group. Nos comentó en una edición anterior cómo comenzar un negocio. Nos explicaste que todo empieza con un sueño, que hay que tener un plan bien definido, pero queremos saber mucho más. Por ejemplo, ¿qué tipos de negocios podría elegir la gente? ¿Cómo elegirlos?

Luis Eduardo Barón

Beatriz, es muy interesante porque por lo general la gente dice: “Bueno, voy a empezar un negocio porque ese negocio es bueno, porque la gente está ganando dinero con él”, pero la gente a veces no se pregunta: “¿Me gusta ese negocio? ¿Yo sirvo para ese negocio?”. Entonces yo creo que lo más importante y el éxito que uno puede tener es, si uno encuentra un negocio el cual a uno le gusta o uno se puede enamorar de él. En la vida, si uno no está enamorado, no puede hacer nada.

Es decir, así como tú tienes que vivir con una mujer por muchos años, si lo haces es porque estás enamorado de ella. Si no estás enamorado, pues no funciona el matrimonio, no funciona el negocio.

En el negocio es igual: si tú estás enamorado del negocio puedes permanecer horas enteras en el negocio. Cuando uno es emprendedor, uno por lo general dice: “Es que es mi propio negocio, voy a trabajar lo que quiera”. Olvídate, al principio sobre todo tienes que trabajar 20 de las 24 horas del día y las otras cuatro horas debes de estar pensando qué vas a hacer las siguientes 24.

Entonces, uno tiene que encontrar un negocio el cual a uno le guste, eso es lo principal. Segundo, ojalá que ese negocio sea algo que uno pueda entender o aprender fácilmente. Tercero, que sea un buen negocio, desde luego, pero nunca pienses que el negocio tiene que ser rentable primero y después que me puede gustar.

Por ejemplo, yo detesto los lugares nocturnos de mucho ruido, mucha fiesta, etcétera. Esos donde tú vas, yo por lo general trato de evitarlos. Mal haría en montar un negocio, por ejemplo un bar o una discoteca para ir en la noche si a mí no me gusta solo porque es rentable. Lo mismo les puede pasar a ustedes, el principal punto es ese: ¿cómo me dirías tú, por ejemplo, cómo hago yo para saber si me gusta o no?

Un analista hace su análisis y puede ver las diez cosas que tú haces mejor. Después haces otra lista con las cosas que más te gusta hacer a ti; no lo que más sabes sino lo que más te gusta. Después haces otra lista con las diez actividades que tú consideras que son más rentables en este momento. Después empiezas a ver cuáles se repiten: me gusta cocinar, soy muy bueno cocinando y la cocina puede ser una buena alternativa. Entonces, la cocina puede ser ese negocio que tú quieres hacer.

Después tienes que buscar el mercado. ¿Hay suficientes restaurantes en el área? ¿Cuáles son los restaurantes? ¿Cuál es la comida que tienen? Yo he visto muchos fracasos, he visto cometer muchos errores durante estos diez años acá, con clientes míos muchas veces; gente que abre un negocio y cierra a los dos meses.

Muchas veces la gente llega y dice: “Tengo la gran idea: acabo de inventarme un restaurante equis”, pero hay diez o veinte restaurantes equis en la ciudad y ellos no se han dado cuenta y piensan que su restaurante es único. Hay un libro muy bueno que yo se los recomiendo a todos que se llama La estrategia del Océano Azul, The Blue Ocean Strategy. No me preguntes los autores porque son muy difíciles de pronunciar.

Ese libro, por ejemplo, si ustedes lo leen se van a dar cuenta de cómo algunas empresas rompieron el paradigma de los negocios. El señor Guy Laliberté del Cirque du Soleil, por ejemplo, dijo: “Voy a inventar un circo”, cuando nadie quería a los circos porque estaban en decadencia. El señor se inventó un circo y hoy es uno de los hombres más ricos del mundo, el circo es un referente. La gente ya no recuerda casi los circos con los leones y los trapecistas, sino el Cirque du Soleil, un negocio increíble. ¿Por qué? Porque él reinventó el circo.

Así hay muchos negocios que se han reinventado y han hecho algo diferente. Ese libro lo que le dice a uno es: “Navegue en un océano azul, tranquilo, no navegue en un océano rojo lleno de tiburones”. La gente por lo general hace eso, la gente dice: “Voy a empezar una revista”, por ejemplo, y todos empiezan revistas iguales, por ejemplo iguales a La Guía, y fracasan porque no hay una innovación.

Todos dicen: “Tengo la gran idea, voy a hacer una revista única”, y es igual a las demás; fracasa. “Voy a inventar el nuevo vino espectacular de uvas de California”; igual a los otros, fracasa.

Beatriz Paniego Béjar

Pero la verdad es que todo esto parece un proceso muy largo. ¿Cómo podrías darnos unos concejos para acelerar el proceso?

Luis Eduardo Barón

Mira, lo más importante es hacer un análisis de lo que hay. Por ejemplo, si tú empiezas, no es tan largo, es poner tus diez puntos de lo que más sabes hacer, los diez puntos que más te gustan y a investigar por ejemplo cuáles son los diez mejores negocios. No es un proceso largo, es un proceso que lo puedes hacer un día o puedes entrar en la biblioteca a mirar qué es lo que ocurre o en Internet.

Lo que puede demorar es la toma de decisiones. Hacer un análisis por ejemplo de qué es lo que hay es relativamente fácil. Lo que pasa es que la gente se enamora de las ideas. Muchas veces la gente dice: “Esto es lo que yo quiero hacer”, y trata de poner todo para que los resultados sean los que uno quiere. Entonces dice: “A mí me encanta la cocina, la cocina es un buen negocio y yo sé cocinar”. Puede que no sea así, pero tratan de poner ahí. No, si quieren tener éxito tienen que ser lo más honestos posible en el momento de escoger un negocio.

El siguiente punto es escoger el mercado, porque a lo mejor el restaurante es fabuloso, la idea es excelente, pero el mercado está saturado. Busquen un océano donde se pueda navegar tranquilo, analicen el mercado, miren cuál es la competencia, cuáles son los precios de la competencia. Importantísimo: traten de hacer negocios en los cuales ustedes puedan fijar el precio, que no sea el cliente el que fije el precio. El negocio donde el cliente fija el precio es un negocio que tiende a fracasar. ¿Por qué? Porque tu no puedes controlar el precio, es el cliente el que te impone como esa dictadura de cuánto es que va a pagar.

El otro punto importantísimo es: mira un negocio que tenga futuro, no mires un negocio que hoy sea bueno, sino que mañana vaya a ser bueno. En una conferencia a la que tú asististe yo creo que di un ejemplo. Sacaba un comentario hecho por un gran filósofo que se llama Cristiano Ronaldo, que no le fue muy bien en el mundial, pero él decía que el éxito que él había tenido jugando fútbol era porque él sabía para dónde iba la pelota. No le funcionó mucho en el mundial pero eso fue lo que dijo.

Ese era el éxito de él, es lo mismo para los negocios: el éxito es ver hacia dónde van los negocios, no donde están. El negocio por ejemplo de la renta de videos, ahora que están cerrando los negocios de videos, puede que sea bueno en este momento pero no tiene futuro. No vas a empezar una renta de videos porque sabes que vas a fracasar. Ese es el principal punto, por ejemplo.

Beatriz Paniego Béjar

Pero, por ejemplo, ¿abrir una renta de videos que saque películas que en ningún otro sitio podrías encontrar como clásicos o películas japonesas? Porque precisamente vi un negocio así en mi ciudad y me extrañó muchísimo que, en una época en la que existe Internet y puedes conseguir todas las películas, o con Netflix o con el cable…

Luis Eduardo Barón

Mira, lo que acabas de decir es excelente. El otro punto importante es la especialización, el nicho. Lo que tú acabas de decir, lo que estábamos hablando: no navegues en un océano lleno de tiburones. El nicho, especialízate. Es importantísimo.

Por ejemplo, si tú agarras un mercado y te concentras en un mercado más pequeño, vas a tener éxito. Por ejemplo dices: “Voy a empezar una agencia de viajes”. Una agencia de viajes de repente no tiene mucho futuro, porque los planes turísticos se encuentran por Internet, etcétera. Pero si tienes una agencia de viajes especializada en lunas de miel ecológicas, por decir algo, nadie más las tiene, muy pocas personas las tienen.

Entonces, estás empezando a competir con menos personas, puedes tener éxito y, si fuera de eso dice que las lunas de miel ecológicas van a ser en islas, todavía te especializas más y vas a tener éxito.

Beatriz Paniego Béjar

La idea entonces es…

Luis Eduardo Barón

El nicho es importante.

Beatriz Paniego Béjar

Pues otras vez muchas gracias por todos estos consejos que nos estás dando. Esperemos que le sean muy útiles a nuestra audiencia. Recuerden la página web.

Luis Eduardo Barón

ComoEmpezarUnNegocio.com. La puedes visitar en cualquier momento. Ahí tenemos algunas ideas y vamos a tener un curso, un club también para nuevos empresarios.

Beatriz Paniego Béjar

Y todas estas ideas también las pueden seguir en Buen vivir, la revista de TV Net Media Group que sale cada mes. De nuevo, muchas gracias por haber venido y recuerden que pueden seguir viendo todos nuestros videos en sietedias.us y revistalaguia.com.

Esperamos que sigan viéndonos, hasta pronto.

,

Alvaro Mendoza

Psicólogo con especialización en Marketing Management. Conferencista. Consultor. Autor de decenas de libros, cursos en audio y video, programas de coaching y conferencias relacionadas con el mundo del marketing y los negocios por Internet.

No comments yet.

Leave a Reply